Artículos anteriores:    1  2  3  4  5  6  7  8  9  
Recomendaciones para usar su Computadora
Pensando en usted abrimos esta sección con la intención de resolver todas sus dudas en cuanto a los programas y el equipo de computo que usted maneja. Comenzamos por el tema de los virus. Esperamos poder apoyar su actividad y proporcionarle algunas herramientas gratuitas de la red, además de indicarle como instalarlas.
Si usted necesita más información no dude en contactarnos [email protected]

Recomendaciones para los usuarios de computadoras

El trabajo con computadoras constituye un capítulo especial de un cambio en el estilo de vida que se viene dando en nuestro siglo. En ese trabajo se combinan: una postura sedentaria, intensa tarea de cerca y alimentación frugal (deficitaria).
El ojo es, por excelencia, junto con el oído, un órgano eficaz en la comunicación a grandes distancias. La tecnología nos ha impuesto el uso de nuestro sistema visual en ámbitos reducidos durante largos periodos. Al someterlo a estas exigencias se producen manifestaciones que expresan el estado de tensión del sistema visual.

El confort, la satisfacción y el desempeño de quienes trabajan con monitores, son afectados por factores interactuantes que van desde lo óptico a lo psicosocial. Si analizamos el tipo de trabajo, la persona que trabaja, el diseño del equipo, el ambiente de trabajo y el entorno del trabajador, veremos que estas áreas interaccionan de modo tal que las mejoras en cualquiera de ellas, se reflejan en las demás.
Por ejemplo, las quejas por molestias oculares disminuyen notablemente al mejorar el aire del ambiente de trabajo. O también, los que hacen entrada de datos (data entry) cometen menos errores por agotamiento cuando pueden hacer pausas y horarios cortos.
Como en todas las ramas de la medicina moderna le damos prioridad a la prevención, o en su defecto, a la atención precoz de los problemas; así sugerimos:
· Se debe acudir al médico oftalmólogo periódicamente para hacer un estudio completo de la función visual a lo largo del tiempo. De este análisis surgirá, en cada caso, la prescripción de los lentes adecuados y la recomendación de medidas higiénicas o ejercicios que disminuyan la tensión sobre el sistema visual.
· En el trabajo... Realice siempre su actividad visual en buenas condiciones de iluminación. Si está leyendo hágalo con una luz adecuada y evite hacerlo en situaciones de baja luminosidad; intente que la lámpara esté donde produzca la menor cantidad de reflejos posibles. Cuando usa el monitor de computación procure que éste se encuentre al frente, con una pequeña inclinación; elija un monitor cuya superficie no produzca reflejos y no precisará colocarle un filtro delante. Si usa anteojos puede hacerles un tratamiento antirreflejo sólo para que las luces ambientes no se reflejen en ellos.
· Trate que los objetos que tenga que mirar (teclado, hojas de copia) se encuentren todos a una misma distancia: unos cincuenta centímetros. Casi nunca realice la actividad visual muy cerca.
· Si puede elegir la mesa y la silla trate de conseguir las que se adapten a una postura cómoda y que tengan la cualidad de ser móviles y ajustables. Adopte una postura correcta tratando de mantener recta la espalda y bien apoyados los pies. Los hombros deben estar relajados, los codos a 90 grados y las manos sobre el teclado, tal como en la figura al pie.
· No prolongue excesivamente la actividad realizando pausas regulares: se recomiendan a cada rato, a su voluntad, y le sugerimos levantarse, caminar, estirarse, dirigirse a una ventana y mirar objetos lo más lejos posible, algunos minutos. Durante estas pausas puede realizar ejercicios. Estos ejercicios producen un leve alivio.
· Las personas que tienen problemas de visión binocular precisan planes de ejercicios más complejos que se eligen con el especialista y no están incluidos aquí.
Los ejercicios que proponemos son:
Parpadeo... Las actividades que exigen grandes cuotas de atención visual producen una disminución en la frecuencia del parpadeo y una sequedad ocular relativa debida a dicho fenómeno. Esto es muy común en los que trabajan con computadoras y perturba en especial a los usuarios de lentes de contacto. Acostúmbrese a parpadear seguido y con regularidad. Puede ayudarse también con gotas de lágrimas artificiales recetadas por su medico; de esta forma mantendrá sus ojos frescos y lubricados.
Moviendo el cuerpo... Al iniciar una pausa en su actividad visual le recomendamos, como primera medida, levantarse del lugar de trabajo y estando de pie, proceder al estiramiento de su cuerpo con el objeto de mejorar la circulación sanguínea en las zonas entumecidas por la inmovilidad.
Estando de pie, con las piernas separadas, alce sus manos y llévelas hacia atrás de su cabeza, curvando la espalda todo lo posible. Luego gire el torso con las manos apoyadas en la nuca, lenta y suavemente para estirarse lo más que pueda. Gire su cuello y su cabeza en todas direcciones para movilizar su columna cervical. Complete estos movimientos con otros que le sean agradables.
Relajando el sistema visual... El sistema visual se relaja cuando miramos objetos lejanos: en las pausas le recomendamos dirigirse a una ventana o, mejor, salir a caminar unos minutos mirando a lo lejos. Los ejercicios oculares propiamente dichos deben ser recomendados por el médico.